Accesos rápidos
logo


Decreto 1104/05 un nuevo aumento encubierto

DECRETO 1.104/05 UN NUEVO AUMENTO ENCUBIERTO

El Decreto 1104/05, mediante un mecanismo perverso, ha convertido lo accesorio en principal, desnaturalizando la remuneración del personal militar.
Por la Dra. Florencia del Carmen Villegas

1 – La Ley 19.101, fija el marco normativo dentro del cual el Poder Administrador tiene facultad para establecer las retribuciones del personal militar. De ello surge que los decretos del Poder Ejecutivo, no pueden entrar en colisión con dicha ley, que en ningún momento establece diferencia alguna, con relación a la situación de revista del personal militar, cuando de haberes se trata, y que impone claramente, no solo el concepto en el cual deben acordarse los haberes al personal en servicio activo, sino también el derecho de los retirados y pensionados al incremento de sus haberes (conf. Dala IV del fuero, in re “Lestrade”, 7/9/94, entre otros).

2 – En la estructura de la legislación vigente, se encuadra en un mismo plexo normativo al personal de las Fuerzas Armadas y de Seguridad (Ejercito Argentino, Armada Nacional, Fuerza Aérea Argentina, Prefectura Naval Argentina, Gendarmería Nacional, Policía Federal, Servicio Penitenciario Federal), con las modalidades propias de cada organismo, considerando como integrantes de las mismas, a todo el personal, sea en situación de revista actividad o de retiro, y todo ello, a su vez, dentro del ámbito de la Administración Publica Nacional.

3 – En el Cap. IV – HABERES – de la Ley 19.101 (modificada por la ley 22.511), se establece que la suma de aquellos conceptos que percibe la generalidad del personal militar en actividad se denominara “haber mensual” (art. 53º).

En la Cámara de Diputados, en ocasión del debate parlamentario de la Ley 14.777, Ley para el personal militar, se expreso: “ En el Capitulo IV que trata de haberes, en su art. 54º se establece que cualquier asignación con carácter general que debe otorgarse en el futuro se efectuara con carácter de sueldo, eliminando así la posibilidad de incremento de haberes que luego no irán a incrementar el haber de retiro, estableciendo de esta manera una situación de injusticia respecto de los militares retirados…” (Cámara de Diputados año 1958 p. 6355). Por lo tanto, dicha disposición es aplicable al personal militar en situación de retiro, conforme el art. 76º, que dispone que se “lo considerara como en servicio efectivo, a los fines de la percepción de todo otro haber, que corresponda al personal del mismo grado en servicio efectivo”.

Pero, por sobre todo, se esta violando el art. 74º de la Ley 19.101 que establece que, el personal en situación de retiro, percibirá: “cualquier otra asignación que corresponda a la generalidad del personal de igual grado en actividad”.

4 – La corte Suprema de Justicia ha dicho que la razón de ser del art. 54º de la Ley 19.101, es evitar que los aumentos generales favorecieran solo a quienes revistan en servicio activo (“in re Del Cioppo” JA-1965 – IV, 181).

También la Corte Suprema de Justicia, en el fallo S.464.XXI, “Susperreguy”, 6/6/89, determino que la compensación establecida por el Decreto 2.266/84, era de naturaleza salarial, “motivo por el cual corresponde computarla para la determinación del haber de retiro” y que no empece ello, “la denominación dada al adicional, ni las razones tenidas en cuenta para su otorgamiento”, pues los decretos del Poder Ejecutivo no pueden modificar ni desconocer lo establecido por normas superiores.

Finalmente en el fallo “FRANCO” (CSJN, fallos 226:32) sostiene que: “… por amplio que se considere el ámbito de autonomía que el Poder Ejecutivo puede ejercer en esa materia, cabe tener presente que el poder de reglamentar no llega nunca a consentir la desnaturalización del derecho…principio cuya observancia corresponde extremar cuando el poder administrador ingresa en un ámbito propio de la competencia legislativa como lo es el de determinar el haber que la ley acuerda al personal militar” (Considerando 10º).

5 – El Decreto 1.104/05 ha desnaturalizado las características intrínsecas de los suplementos particulares y las compensaciones, transformándolos en un haber encubierto, puesto que las asignaciones creadas por el Decreto 2.769/93, son utilizados como parámetro para determinar un aumento del 23% en todos los haberes del personal militar en actividad.

Ya el mencionado Decreto 2.769/93 implemento un sistema que permitió que la generalidad del personal en actividad percibiera tres de las asignaciones que el mismo otorga, lo que implico un aumento en sus ingresos de aproximadamente un 30%, dando lugar a solo cuatro posibilidades:

a) Militar con personal a cargo y destinado en Capital Federal o localidades del Gran Buenos Aires, percibe Suplementos por FUNCION y por VESTUARIO, mas Compensación por VIVIENDA.

b) Militar con personal a cargo pero destinado en el resto del país, percibe Suplementos por FUNCION y por ZONA, mas Compensación por VIVIENDA.

c) Militar haciendo un curso en Institutos o Escuelas ubicados en Capital Federal o localidades de Gran Buenos Aires, percibe Compensación por TEXTO y Suplemento por VESTUARIO, mas Compensación por VIVIENDA.

d) Militar haciendo un curso en Institutos o Escuelas en el interior del pais, percibe Compensación por TEXTO y Suplemento por ZONA, mas Compensación por VIVIENDA.
Esta estructura de 3 Suplementos y 2 Compensaciones, que en realidad trata de disfrazar con una denominación especial, un aumento de haberes encubierto, es utilizada por el Poder Administrador como parámetro para determinar el aumento previsto en el art. 5º del Decreto 1.104/05, y en qué proporción, puesto que la cifra testigo es el 23% del haber que venia percibiendo el personal militar. Si el aumento otorgado a través de dichos Suplementos y Compensaciones no supera el importe de la cifra testigo, se le otorga entonces un aumento transitorio, no remunerativo y no bonificable cuyo monto tiene como tope ese 23%.

De esta manera, se ha aumentado un 23% el haber de la totalidad del personal militar en actividad, usando como instrumentos para ello, asignaciones que tienen otra naturaleza jurídica y otra finalidad, y que están sujetas a condiciones especificas para su otorgamiento, como ser la excepcionalidad en su procedencia, la falta de generalidad, o el cumplimiento de pautas taxativas para su otorgamiento. Así, mediante este mecanismo perverso tenemos, por ejemplo:

Haber de coronel Antes Ahora Diferencia
Haber mensual (sueldo + REGAS) 1.664,90 -
Antigüedad (32) 1.065,54 -
Compensación Vivienda 699,26 699,26
Suplemento Vestuario 166,49 166,49
Suplemento por Función 416,23 416,22
Haber Bruto 4.012,42 5.294,39 1.281,97
23% de 4,012,42 = 922,85

 

Haber de suboficial mayor Antes Ahora Diferencia
Haber mensual (sueldo + REGAS) 1.046,00 1.046,00 -
Antigüedad (32) 711,28 -
Suplemento Vestuario 104,8 209,6 104,8
Suplemento por Función 104,6 209,2 104,6
Haber Bruto 1.966,68 2.176,08 209,40
23% de 4,012,42 = 922,85
Aumento “transitorio” 242,94
Total 2419,02

Como el aumento otorgado a través de los Suplementos y las Compensaciones del Decreto 2.769/93 no supera el 23% del haber anterior, se le otorga la suma transitoria, no remunerativa y no bonificable hasta alcanzar ese porcentaje (209,40 + 242,94 = 452,34). De esta manera también se tiene asegurado ese piso del 23% de aumento.

6 – Para una correcta comprensión de la cuestión, es necesario tener en cuenta las características que debe reunir para que los “Suplementos Particulares” previstos en el art. 57º de la Ley 19101, sean legalmente validos:

a) Una exigencia o carga diferencial de magnitud significativa, Esto es, condiciones de mayor esfuerzo, riesgo, responsabilidad, capacitación, etc., que exceden el perfil básico común a todos los que son miembros de una comunidad laboral específica.

b) Recaer dicha exigencia o carga solo sobre una parte que no exprese las condiciones de actividad común del grupo.

c) Esa parte debe ser necesariamente minoritaria con respecto a la totalidad del grupo.

d) Abonarse a todo el personal que reúne las condiciones de mayor esfuerzo, riesgo, etc., y no a un porcentaje de los mismos fijado “a priori” y sin ningún fundamento.

Debemos también determinar qué debe entenderse por compensación dentro del marco de la Ley 19.101. La definición la da el art. 58º: “…el personal que en razones de actividades propias del servicio deba realizar gastos extraordinarios, será compensado en la forma y condiciones que determine la reglamentación”.

O sea la compensación constituye un reintegro de un gasto extraordinario que ha debido efectuar quien la percibe, en síntesis, consiste en la devolución que se efectúa al que ha tenido que realizar con su propio dinero un desembolso.

Como bien sostiene el auditor de las Fuerzas Armadas, en su Dictamen 23.683/84, la enumeración de las compensaciones que otorga la legislación militar, lleva a concluir que todas tienen un común denominador, encuadra en lo que literal y semánticamente implica el termino compensar. Y luego detalla las características esenciales que debe tener: excepcionalidad, un supuesto factico, acreditación del gasto, variación y graduación del monto.

Ello nos faculta a deducir entonces, que es de la naturaleza jurídica de toda compensación, el reintegro de un gasto extraordinario que ha debido realmente efectuar quien las percibe, no producen enriquecimiento alguno, sino que consisten en la devolución que se efectúa al que ha tenido que realizar, con su propio dinero, un desembolso que lo ha empobrecido, de manera que si no se reintegra, el Estado se beneficiaria con un enriquecimiento sin causa, y a la vez si en los hechos el gasto no se produce, habría un enriquecimiento sin causa por parte de quien la percibe.

Podemos afirmar entonces que no esta en la naturaleza jurídica de los “Suplementos Particulares” ni en la de las “Compensaciones” servir de parámetro para aumentar los ingresos del personal militar.

7 – Finalmente, al darle a este aumento carácter no remunerativo y no bonificable, se están violando las normas referentes a los aportes de las obras sociales de cada una de las fuerzas y aportes provisionales a los organismos pagadores, los cuales perciben por ley un porcentaje de esas remuneraciones, no solo del personal en actividad, sino también de retirados y pensionistas.

La Corte Suprema de Justicia Nacional, sentó el principio doctrinario en la causa “ARGUELLO VARELA” (A – 621 – XXIV), al sostener que establecer carácter no remunerativo a una asignación, significa desconocer la evidente naturaleza retributiva del incremento, y alterar de modo sustancial y por vía reglamentaria, la normativa de la ley que rige el haber mensual.

8 – Por todo lo precedentemente expuesto, podemos afirmar que el Decreto 1.104/05, adolece de un apartamento inequívoco de la solución normativa prevista, esto es, la ley para el personal militar Nº 19.101 y la Constitución Nacional.

Entiende la Corte Suprema en el mencionado fallo “FRANCO” que, por muy amplias que se juzguen las atribuciones conferidas al Poder Ejecutivo para determinar la compensación de la retribución del personal militar, y el monto de los suplementos que lo complementan, “ellas no alcanzan para transformar la remuneración principal en accesoria ni las remuneraciones accesorias en lo principal, mediante el simple arbitrio de designar una parte sustancial de la retribución que regularmente percibe la generalidad del personal en contraprestación por sus servicios militares, como ajena al haber o sueldo de este”. (Considerando 11º).